Espacio Cultural logo_solo (3K)
Un lugar histórico con vocación de presente

Boletín Informativo Nº 31 · Febrero, 2011

COMPRENDER LA HISTORIA 1

En este año 2011, Uruguay llevará a cabo una serie de actividades para conmemorar su bicentenario. La primer pregunta que puede surgir disparadora a su vez de otras sería: ¿Bicentenario... de qué? ¿De la independencia? ¿Acaso no es en 1825? Pero... nuestra primera constitución, ¿ no es de 1830? ¿Por qué otros países latinoamericanos ya festejaron su bicentenario en el año 2010?

Muchas veces, a pesar de haber transitado por el sistema educativo formal, no tenemos un cabal conocimiento de nuestro pasado histórico. La mayoría de las veces poseemos conocimientos deshilvanados que no conseguimos entramar en su contexto.

Desde este espacio, pretendemos acercarles algunos textos explicativos que permitan "comprender la historia". Esta propuesta no la emprendemos con nostalgia romántica del pasado, sino con la firme intención de entender nuestro presente interpelando ese pasado.

Quizás desde una mirada ingenua podemos pensar que la historia es una sola, acabada, inamovible, pero los hechos que constituyen la historia son documentados o relatados con el sesgo de quien lo registra. Entonces, cuando se lee un documento histórico es necesario tener en cuenta que éste no refleja "lo que pasó" sino un punto de vista sobre muchos posibles, sobre los acontecimientos y que está estrechamente ligado a quién es el autor y cuál fue el escenario en el cual se lo escribió.

Por otra parte, nuestra historia no es estrictamente "nacional" sino que está, desde sus inicios, íntimamente ligada a otras regiones, tanto con la orilla occidental del Río Uruguay y del otro lado del Plata como con la zona de Río Grande del Sur, solo para citar los territorios más cercanos y emblemáticos. Así, comprender nuestra historia es comprender también la de nuestros vecinos o viceversa.

“La mañana de Asencio” - Autor: Carlos María Herrera - Óleo s/tela 3,03 x 1,92 m - Museo Nacional de Bellas Artes
“La mañana de Asencio” - Autor: Carlos María Herrera
Óleo s/tela 3,03 x 1,92 m - Museo Nacional de Bellas Artes

En esta primera entrega, el Prof. Alejandro Giménez nos trae a la memoria lo que aconteció en el primer hito de nuestra revolución oriental el 28 de febrero de 1811, el Grito de Asencio que esperemos disfruten!



¿Qué fue el Grito de Asencio?

Después de la Revolución de Mayo de 1810, Montevideo se transformó en el punto estratégico de la dominación española en la región platense. Establecido aquí el Virrey Francisco Xavier de Elío a principios de 1811, su presencia fue exacerbando las diferencias con los comerciantes y hacendados de la Provincia Oriental, obligados a abonar una pesada carga impositiva, que no tenía otra finalidad que sostener económicamente a las fuerzas militares que intentaban mantener la supremacía peninsular en la Banda Oriental. A ese descontento se sumaban los sectores más empobrecidos y relegados (negros, indios, gauchos), que en el medio rural también sufrían las medidas impopulares de un imperio debilitado desde la invasión napoléonica de 1808 y a esa altura en franca decadencia.

En aquel territorio casi despoblado comenzó a plantarse la semilla de la rebelión. El 28 de febrero de 1811 los orientales, a orillas del arroyo Asencio, comandados por Pedro Viera y Venancio Benavidez, marcaron el primer jalón en la lucha de los orientales por la libertad, al imponerse en un enfrentamiento con las tropas realistas. Esa misma mañana concretaron la ocupación de Mercedes y Viera logró ocupar por la tarde Villa Santo Domingo Soriano, primer población del hoy territorio uruguayo.

“Grito de Asencio” (fragmento) - Autor: Jorge Calasso - Óleo s/tela - Museo Histórico Nacional
“Grito de Asencio” (fragmento)
Autor: Jorge Calasso - Óleo s/tela
Museo Histórico Nacional
Esa "Admirable alarma", al decir de José Artigas, fue la inspiración para los patriotas, que comandados por el Prócer, que algunos días había partido desde Colonia del Sacramento para unirse al movimiento revolucionario, iniciaban un año pleno de acontecimientos en los que se consolidarían las ansias por marcar su propio destino.

La Proclama de Mercedes en abril, la victoria en Las Piedras de mayo, las asambleas orientales de septiembre y octubre, que consolidan a Artigas como Jefe de los Orientales, y el Éxodo del Pueblo Oriental en noviembre y diciembre son los hitos que marcan un proceso histórico que se iniciaba, y que inexorablemente terminará casi dos décadas después con los albores del Uruguay como nación independiente.




Prof. Adriana Careaga · Directora
adricareaga@gmail.com
¡Los esperamos, como siempre, al pie de la muralla!








Bartolomé Mitre 1464 · Tel: 2915 9343 · CP 11000 Montevideo, Uruguay
www.alpiedelamuralla.com
alpiedelamuralla.blogspot.com